top of page

Todo lo que necesitas saber sobre el Retinol

Seguro que últimamente has oído hablar mucho del maravilloso efecto de los retinoides y no es para menos, es el principio activo estrella en el mundo del antiaging. Aunque no es ninguna novedad, hace muchos años que se conocen sus beneficios.


¿Qué hacen?

Los retinoides son derivados de la vitamina A y son eficaces frente a los signos de fotoenvejecimiento como las arrugas, manchas, textura irregular y falta de luz en la piel.

También tiene beneficios en pieles acnéicas, disminuyen los comedones, el exceso de sebo y el tamaño del poro. Además mejora las marcas residuales de acné, cicatrices y estrías. Vamos, una maravilla.


¿Cómo lo puedo empezar a utilizar?

Pero como todo lo bueno en la vida, hay un pequeño inconveniente. Al empezar a usar retinoides pueden provocar descamación, sequedad, y enrojecimiento, por eso su aplicación siempre debe ser progresiva según la tolerancia de la piel.

Se empieza aplicando 1 o 2 noches por semana, después pasamos a 3 noches por semana y si se tolera bien, pasamos a todas las noches.

Lo bueno de estos productos es que nunca es demasiado pronto para empezar a utilizarlos, la única contraindicación es durante el embarazo y la lactancia por los posibles efectos nocivos al bebé.


Conversión cutánea

Cuando estos productos entran en contacto con nuestra piel, empieza una serie de transformaciones, para llegar a la molécula que va a ser activa en la piel.

En primer lugar encontramos los ésteres de retinol, son las moléculas menos activas pero con menor potencial irritativo.

El Retinol tiene un bajo potencial de irritación pero mantiene su eficacia, por eso es la más usada en cosmética. Cuando penetra en la piel, se produce la conversión a Retinal (Retinaldehido) que a su vez se convierte en Ácido Retinóico la más potente pero la más irritante.

La efectividad de estas moléculas dependen de la cantidad de pasos que debe sufrir la molécula para llegar hasta convertirse en ácido retinóico. En el listado de ingredientes (INCI) lo encontrarás con el nombre de tretinoína o isotretinoína. Es un medicamento que requiere de prescripción médica y receta debido a su potencial de irritación.



Los ésteres de retinilo necesitan 3 conversiones para llegar al ácido retinóico. Es una opción suave pero menos potente.

El retinol requiere 2 pasos de síntesis para llegar al ácido retinoico, así pues es más potente que la versión anterior.

El retinaldehído necesita 1 conversión para llegar al ácido retinoico.


En el mercado puedes encontrar muchos productos que contienen retinoides, mi recomendación es que no te guíes por los claims de las marcas y pidas consejo a un profesional que te recomiende el productos más indicado para tí y la pauta a seguir.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page