Cuando contar ovejas ya no sirve

Actualizado: 30 mar



Todos aspiramos a dormir bien, descansar toda la noche, levantarse despejado y lleno de energía. Pero pocos pueden presumir de conseguir un sueño reparador y más ahora con todo lo que estamos viviendo. Sólo oyendo las noticias nos genera una sensación de malestar que aunque no nos afecte directamente nos deja en tensión hasta la hora de dormir y eso afecta a la hora de conciliar el sueño, ya que somos incapaces de desconectar de los estímulos del día.


El insomnio es la dificultad para iniciar y/o mantener el sueño, o la sensación de no haber dormido.


Se define de tres maneras:

  • dificultad persistente para iniciar el sueño

  • dificultad persistente para mantener el sueño un número de horas suficientes.

  • dificultad para continuar el sueño si se interrumpe.


El efecto más importante del insomnio es la repercusión que tiene durante el día. Descansar mal por la noche y el cansancio diurno se relacionan con accidentes de tráfico, bajo rendimiento académico y laboral, irritabilidad y discusiones, dolores de cabeza y abuso de cafeína. El abuso de cafeína suele conllevar un nuevo episodio de insomnio la noche siguiente, que termina provocando un círculo vicioso difícil de romper.


Aproximadamente, entre un 25% y un 35% de las personas sufren insomnio, siendo más frecuente en ancianos, mujeres y personas con enfermedades psiquiátricas. En la mayoría de los casos de insomnio, empieza con un inicio agudo coincidiendo con una situación de estrés, y tienden a cronificarse en el 60% de los casos.




¿SABIAS QUE HAY DISTINTOS TIPOS DE INSOMNIO?


Según el momento de aparición del insomnio podemos encontrar distintas fases del insomnio:


  1. Insomnio de conciliación, cuando cuesta conciliar el sueño (aumento de la latencia del sueño). Se considera normal una latencia del sueño inferior a 20 minutos en niños y adultos jóvenes, e inferior a 30 minutos para adultos de mediana edad o personas mayores.

  2. Insomnio de mantenimiento; cuando aparece dificultad para mantener el sueño a lo largo de la noche. Puede manifestarse con despertares frecuentes (insomnio intermitente) o con la imposibilidad de conciliar el sueño tras un despertar. En los dos casos se altera la arquitectura del sueño y disminuye mucho el porcentaje de sueño profundo.

  3. Insomnio de despertar precoz; aparece cuando te despiertas antes de que suene el despertador o antes de la hora esperada. Aunque hay personas que tienen por costumbre madrugar mucho y se levantan por la mañana sin despertador. Madrugar mucho o despertarse sin despertador, en principio, no es un problema que deba tratarse si la persona no siente cansancio por el día ni siente problemas relacionado con haber descansado poco.

  4. Insomnio mixto; cuando aparecen conjuntamente dos de los tres tipos de insomnio indicados en los puntos anteriores. Es decir, una combinación de dos de los siguientes: insomnio de conciliación, de mantenimiento o de despertar precoz.

  5. Insomnio global; cuando se altera el sueño por completo y aparecen los tres tipos de insomnio: de conciliación, de mantenimiento y de despertar precoz. Suele ser un insomnio severo. Normalmente, el insomnio global se suele expresar de forma que la persona no logra dormirse al inicio de la noche y tarda mucho en conciliar le sueño, se despierta a las pocas horas y no vuelve a dormirse en toda la noche. Se trata del insomnio más grave porque el número de horas dormidas suele ser muy insuficiente.


SÍNTOMAS DE INSOMNIO

  • Dificultad para conciliar el sueño a la noche

  • Despertarse durante la noche

  • Despertarse muy temprano

  • No sentirse bien descansado después del sueño nocturno

  • Cansancio o somnolencia diurnos

  • Irritabilidad, depresión o ansiedad

  • Dificultad para prestar atención, concentrarse en las tareas o recordar

  • Aumento de los errores o los accidentes

  • Preocupaciones constantes respecto del sueño



CAUSAS DEL INSOMNIO

  • Medicamentos

  • Enfermedades

  • Ansiedad, estrés

  • Sustancias estimulantes

  • Malos hábitos



Desde la farmacia podemos recomendarte el tratamiento natural que mejor se ajuste a ti. Como hemos visto, no todos los problemas de insomnio son iguales y, por lo tanto, tenemos que abordarlo de forma distinta.




6 visualizaciones0 comentarios