¿QUÉ ES EL MASKNÉ?

Desde el momento en que hemos empezado a incluir las mascarillas en nuestro día a día, han empezado a aumentar las consultas por problemas cutáneos como dermatitis, rozaduras o mucha sequedad, pero, sin duda, la consulta más frecuente es el acné, el que ya se le conoce como “Maskné” (acné provocado por el uso de mascarillas).

Con el uso prolongado de la mascarilla, creamos un microambiente en el que aumenta la humedad y la temperatura. Si a esta combinación le sumamos el sudor y la saliva, tenemos un caldo de cultivo perfecto para bacterias como Cutibacterium acnés, responsables del acné sobretodo en pieles mixtas-grasas.



Para evitarlo te voy a dar una serie de tips:

  1. La higiene es muy importante, busca una fórmula suave y limpia tu piel mañana y noche. Si por trabajo usas la mascarilla durante varias horas, al volver a casa también es conveniente limpiar la piel. Como el Sensibio gel moussant (Bioderma)

  2. Usa un tónico desincrustante, con BHA como el ácido salicílico. Tiene propiedades antibacterianas, limpia el poro en profundidad y, al ser un exfoliante químico, consigue eliminar las células muertas sin necesidad de fricción evitando así la obstrucción del poro. Como Vinopure loción purificante (Caudalie)

  3. Hidrata tu piel sin miedo, busca texturas ligeras a ser posible con fotoprotección, porque la radiación UV atraviesa la mascarilla. Heliocare 360º Gel oil-free (IFC) de día y de noche la Mascarilla de agua (Uriage)

  4. Mantén el maquillaje a mínimos, busca fórmulas poco oclusivas o opta por BB/CCcreams o fotomaquillaje

  5. Si aparece algún granito, puedes optar por tratamientos locales secantes y antiinflamatorios, como Hyseac pasta SOS (Uriage) o Effaclar AI (La Roche Possay), o bien un gel de peróxido de benzoilo (bactericida, antiinflamatorio y comedolítico)

Además, también es muy importante el uso que hacemos de la mascarilla en función de su tipología:

  • Las mascarillas de tela deben ser de 100% algodón y hay que lavarlas frecuentemente.

  • Las quirúrgicas se deben cambiar cada 4-5 horas y no deben ser reutilizadas.

  • Las FFP2 y FFP3 son las más oclusivas y, por lo tanto, las que aumentan el riesgo de problemas de acné. Como las quirúrgicas, hay que desecharlas tras su uso. Si tienes que llevarla muchas horas al día, es importante colocarla bien, evitando los roces con la zona peribucal.

  • En cualquier caso, es bueno buscar un momento cada 2 o 3 horas para que la piel se ventile.


No hay que olvidar que las pieles sensibles pueden desencadenar otras reacciones en la piel que pueden confundirse con un brote de acné como la dermatitis alérgica de contacto (que provoca una erupción enrojedida con picor), la dermatits por fricción o la dermatitis perioral.

De todos modos si crees que tu piel tiene un problema, te recomiendo que pidas cita con el dermatólogo para que valore cuál es tratamiento más adecuado.





31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo